Yo

Fuera de mí vivían ellos

lo sé porque fui testigo
muchos días de sus muchas caras

Los miraba y trataba de entender
quiénes eran y de dónde venían
y porque ellos siempre iban tan apurados
y seguros de sí mismos, con sus trajes
y zapatos impecables

Todo era todavía más fuerte en las noches
de agosto, en la forzada intimidad
de los vagones del Metro, cuando el
día tendía a desaparecer

(Tuve que consumir cosas
en mi ausencia)

Y cada día cuando llegaba la noche
tras horas disfrazado de Ejecutivo

disparaba mis zapatos
con los pies

estrangulaba mi corbata
con los dedos

me moría sobre el sofá

y no había nada más

que espacio y muebles decohogar
en esta sala-carne de espera.

Poema publicado en Fragmentos de un idiota (Mago Editores, 2016)
Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pocket
Share on whatsapp
Share on tumblr
Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 629 suscriptores