Un toro negro corre hacia mí

UN TORO NEGRO CORRE HACIA MÍ
Lo siento en los puños
acorralado en mi mandíbula.
Evolucionar ha sido advertir
su acceso a mi presencia: la inevitable
expansión de sus cuernos
desde el interior de mi tórax.
Cada embestida revienta
              espuma roja
     en el límite de mis encías,
     en la cúspide de mis nudillos.
Mataría al torero que ha convertido
al novillo en bestia. 

© Héctor Lira