Poema V

También la luz es triste.
Yo me fui en unos ojos,
cuando la tierra comenzaba.
Y apenas era dios.
Navegaban retazos de la noche.
Aún no era hora de despertar, y despertamos.
Lejana la caliente cosecha.
Y sin saber morir, moríamos.
Pregunto a las cosas si el aire me ha olvidado,
si aún retienen los patios un halo de mi infancia.
También la luz es triste y no ha partido.
Yo puedo ser así.

Poema de Selva Casal (Uruguay, 1927 - 2020) publicado en Días sobre la tierra (1960).
Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pocket
Share on whatsapp
Share on tumblr
Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 629 suscriptores